HISTORIA

HISTORIA DEL TEATRO ESPAÑOL

La historia del Teatro Español de Madrid comienza el 21 de septiembre de 1583 momento en el que tiene lugar su primera representación y continúa hasta el día de hoy, convirtiéndose así en el teatro más antiguo del mundo en cuanto a representación continuada se refiere.

La andadura del Teatro Español comienza cuando las Cofradías de la Sagrada Pasión y la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad compran en 1582 en la calle Príncipe un traspatio o trasfondo de una casa particular, (es el terreno baldío dedicado a los animales domésticos), y de ahí el nombre generalizado de Corral del Príncipe, por estar en la calle Príncipe.

Sobre el aspecto físico del Corral, se conserva en el Archivo de la Villa de Madrid una planta levantada por el arquitecto Pedro de Ribera en 1735. Si se consulta el plano del Teatro Español, se aprecia que la estructura actual coincide con el plano realizado por Pedro de Ribera. Sorprende ver que la ubicación del escenario es exactamente la misma en ambos planos.

En 1744 se derribó el Corral del Príncipe, y en ese mismo solar se levantó un nuevo teatro, que quedó inaugurado en 1745 con el nombre de Coliseo del Príncipe. Fue construido como un teatro a la italiana por Juan Bautista Sachetti, arquitecto mayor de Madrid, con la colaboración de Ventura Rodríguez.

En 1802 se produce un gran incendio, quedando en pie solamente la estructura exterior del teatro. Juan de Villanueva, arquitecto del Museo del Prado, fue el encargado de realizar los planos, incorporando una ampliación del escenario y la fachada que hoy conocemos, con balcones y un frontón triangular, típico del neoclásico. La ornamentación interior siguió el estilo decorativo del tiempo de Carlos IV, según los modelos de El Pardo, Aranjuez o el Palacio Real. El teatro, reedificado en el mismo lugar que el anterior, quedó terminado en 1807.

En 1849, reinando Isabel II, el Coliseo del Príncipe se convierte en Teatro Nacional y pasa a llamarse Teatro Español. El Ayuntamiento de Madrid recuperó su propiedad en 1851 conservando el nombre hasta nuestros días.

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, se sucedieron numerosas reformas y ampliaciones, hasta que en 1995 los arquitectos Andrés Oñoro y Enrique Ortega llevan a cabo la ampliación más importante del teatro que albergará: sala de ensayos, biblioteca, cafetería, sala de exposiciones, oficinas y almacenes.

Acercarse al Teatro Español en la actualidad es entrar en un edificio único en cuanto a su historia, vida, anécdotas y actualidad. Entre sus espacios destacamos: La Sala Principal con 735 localidades de perfecta visibilidad, dispuestas en tres pisos con una prodigiosa acústica. En sus tablas vieron por primera vez la luz las obras de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón, Duque de Rivas, Zorrilla, Pérez Galdós, Unamuno, Valle-Inclán, Benavente, los Machado, García Lorca, Mihura o Buero Vallejo, entre otros.

El Palco del Rey, situado a la derecha del público en la boca del escenario. Se accede a él por el ascensor real, de principios de siglo, en perfecto estado. El Palco del Alcalde, situado a la izquierda del público en la boca del escenario y en la misma sala encontramos los Palcos de la Clá, y la Sala de los curillas o Balconcillo de los frailes.

La Sala Margarita Xirgu, situada en el antiguo Café del Príncipe, se convirtió en 2006 en sala de teatro de unas 110 localidades, que varían según la disposición de las gradas, pudiendo adoptar distintas configuraciones: una, dos, tres o incluso a cuatro bandas.

Otros espacios con encanto del Teatro son: El Salón de Té, donde existe un “reloj-ascensor” de principios de siglo y es utilizado para realizar actos institucionales. El Salón Tirso de Molina, que en su origen fue el saloncito privado donde los primeros actores y actrices recibían a sus allegados. Ahora se emplea, debido a su belleza, para realizar entrevistas y fotografías a los artistas. El Parnasillo, un lugar especialmente recordado porque en él los dramaturgos se reunían con la compañía para hacer la primera lectura de la obra. En 1929 se decoró con una valiosa colección de retratos de artistas y literatos, única en su género, realizada por el pintor José Sánchez Pescador. El espacio Andrea D´Odorico, situado encima de la sala Margarita Xirgu, es una sala con infinidad de usos desde ruedas de prensa, charlas, encuentros a exposiciones.

Encontramos la primera crítica del Teatro el primer día que abrió sus puertas en boca de Casiano Pellicer que comentó: “En 21 de septiembre, día de San Mateo, año de 1583, representó Vázquez y Juan de Ávila en el teatro del Príncipe, que es el primer día que se representó en él, y hubo de dos tablados, con la representación, setenta reales, porque aún no están hechas las gradas, ni ventanas, ni corredor”. Desde esa primera representación han pasado por el escenario infinidad de artistas de todas las disciplinas. El Teatro ha sido regido por diversas personalidades del mundo escénico tanto hombres: Isidoro Máiquez, Julián Romea, Rafael Calvo, Benito Pérez Galdós, Jacinto Benavente, Cayetano Luca de Tena o Miguel Narros; como mujeres: Juana de Orozco, Petronila Jibaja, Águeda de la Calle, María Guerrero o Margarita Xirgu. En la actualidad el Teatro Español está regido por Natalia Menéndez que toma el testigo de Carme Portaceli, anteriormente pasaron por el cargo directores como José Luis Alonso, José Luis Gómez, Adolfo Marsillach, Gustavo Pérez Puig, Mario Gas, o Juan Carlos Pérez de la Fuente.